Pero el amor, esa palabra...
veneno y miel

Y tal parece que soy una de las pocas personas que les gusta más escuchar que hablar, pero no lo puedo callar todo, por eso me creé un blog.

← presente
pasado→

entradas perfil sitio archivos
Template : jaera basecode : soontha
Credits : image color background pixels
Y la amé con tanta fuerza que me costó despegarla de mi piel sedienta
14 de enero de 2014 (5:53 p. m.) | 0 flores


Al besarla dijo ella; lamento
que no seas tú el primero
en dormir en mis ilusiones de mujer.

A lo que yo respondí; no te
preocupes vida mía, que yo
celebro ser el último hombre
en despertar en tus sueños.

Y la amé
con tanta fuerza
que me costó despegarla
de mi piel sedienta y necesitada
de sus abrazos.

 Eleazar Perez Caceres